Santa Marta, ¿joya turística?

101 0

Por Rubén Darío Ceballos Mendoza

Santa Marta, debería ser sin sombra de competencia la grande joya turística del caribe colombiano para el mundo. Posee la ciudad los unos y más atractivos naturales para lo cual, que ayudarse deben con obras complementarias (además de lo que ya se tiene), que la posicionen y proyectos de envergadura de grandes dimensiones que bien y mejor puedan hacer posible esta necesidad y anhelo, mismo que redundará a todo nivel en beneficio del Distrito y los suyos.

 

Tenemos en esto que contribuir, ayudar, hacer todos eco ante las instancias que menester fueren y comunidades nacional e internacional. Es propugnar por que se nos hagan nuevas obras y se mejoren las existentes que bien y mejor tengan que ver con este propósito. Velar desde el sentido de pertenencia por el mantenimiento de sus bellezas naturales, así como la excelente gastronomía que tenemos y los más de otros atractivos que harán más seductora a nuestra urbe, en la verdad y recorderis permanente que es esta actividad e industria sin chimeneas un importante eje y motor de desarrollo.

Importará, en dirección a ser de nuestra ciudad una unidad territorial que sumar pueda triunfos cotidianos a este tenor (que sería de lo que se trate y deberíamos buscar y procurar), desplegar todo este hacer como una empresa de todos que nos presente ante el mundo como el destino que merecemos ser y convertirnos pueda en la grande y más valiosa prenda del Caribe colombiano para el mundo.

Se impone en este itinerario trabajar en recuperarnos con prontitud de la triple emergencia sanitaria, económica y social vivida y aún padecemos. Hacernos un destino favorito gracias a nuestras hermosas playas y demás otras naturales atracciones. Impulsar en mayor número y entre otras, actividades recreativas, deportivas, culturales, científicas, sociales, académicas y turísticas. No podemos olvidar, sin ánimo de especular, que gozamos de unas de las mejores playas del planeta, parte de nuestros mayores y mejores encantos dadas sus aguas cristalinas de variados tonos azulados y níveas arenas, encantos que debemos acompañar de una excelente educación, gestión y manejo ambiental, seguridad, servicios y actividades pertinentes.

De igual manera, ampliarnos a las muchas otras clases de actividades turísticas existentes, incrementar los deportes acuáticos y extremos. Potenciarnos en lo que bien y mejor corresponda atendiendo la realidad de nuestras condiciones naturales. Que sean en la ciudad y zona circunvecinas hospedajes de alta calidad y otros muchos que se adapten a cualquier presupuesto y tipo de viaje. Igualmente, fomentar e impulsar nuestra típica como excelente gastronomía y contar con un mayor número de restaurantes, ojalá reconocidos por las entidades instauradas para tales fines.

Tarea debe ser también ser una garantía para los turistas, nacionales y foráneos que buscan el equilibrio entre la relajación y la aventura; atraer a más turistas que prefieren esa armonía y a núcleos familiares y parejas quienes buscan hospedarse principalmente en hoteles todo incluido. rubenceballos56@gmail.com tw: @CeballosRuben56–Ing: @rubenceballos2021  *Jurista

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!