Cambio de rumbo

141 0

Por Rubén Darío Ceballos Mendoza

La mayoría de nuestros coterráneos, lo que es palpable en cada esquina de todos los municipios, deseamos un cambio de rumbo en todo el hacer político, empresa nada fácil ya que exige acuerdos profundos, estables y la participación de las estructuras políticas, para salir airosos y fuertemente unidos de la triple emergencia sanitaria, económica y social en que aún estamos, lo mismo que para procurarnos avances en todos los sentidos y a todos los niveles, convenir la realización de una serie de reformas legales de suyo imprescindibles y de esa manera iniciar tareas que doten de estabilidad y fortaleza a la democracia, al  tiempo que propugnen por su profundización como una necesidad imperiosa, y en verdad que lo es. 

Demandamos al menos unos mínimos de pertenencia entre los ciudadanos y de sentido patriótico en los partidos, grupos y movimientos políticos, para llevar a feliz término los compromisos y lograr que la política sea viable, entendible, benéfica para todos, con lo cual dar tranquilidad a los ciudadanos de buena fe y que ellos puedan exigirle a sus representantes; lo cual requiere de derroteros y modelos que controlen las actividades políticas, de los partidos y sus líderes; lo mismo que autoricen a los elegidos a cuerpos colegiados, de ser necesario, poder presentar mociones de censura contra sus dirigentes y proponer candidatos alternativos, dando lugar a convocatorias inmediatas de congresos si gana la moción en el grupo. 

De igual manera, que celebren con regularidad encuentros, conferencias y demás en las que se renueven sus cuadros y direcciones; ya que solo con mejores mecanismos democráticos será posible controlar, además de las direcciones de los partidos, a sus directivos; pero, sobre todo, garantizar la supervivencia interna de dirigentes con discursos alternativos, y llegado el caso, formar nuevas mayorías. 

Es fundamental definitivamente una sana y edificante competencia entre políticos al interior de los partidos, afecto que no se afiancen estos como reyezuelos y a quienes nadie ronda, lo que además fungiría como una medida preventiva contra la corrupción y una de las formas posible de pedir las tan necesarias responsabilidades políticas, en la seguridad que surgirán líderes nuevos, valiosos y sólidas políticas alternativas, lo que debe ser y constituir un bien jurídico y político a proteger. Cambiamos para bien en manera importante y urgente o seguimos inmersos como hasta hoy en los mismos estados de cosas que sumidos nos tiene en lo inope e insustancial, que a nada positivo conduce cuando de jalonar a pueblos y pobladores con lo mejor de sí en sus mejores y mayores manifestaciones de voluntades. Somos o dejamos de ser. Así de simple y así de claro. rubenceballos56@gmail.com tw: @CeballosRuben56–Ing: @rubenceballos2021  *Jurista

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!