Ojo al cristo que es de palo

50 0

Por Isidro de Jesús Mora Barrios

Siendo muy niño le escuché la  frase “ojo al cristo que es de palo” a mi hermana Ernestina Mora Barrios, y le pregunté qué quería decir esa expresión, me respondió: que tienes que ver y observar tanto las cosas como las personas que te que te ofrecen alguna mercancía y si no abres los ojos te engañan y te roban de la manera más sutil.

En la actualidad Colombia, América y el mundo entero está atravesando por momentos políticos-religiosos diversos, situación  que es para reflexionar y abrir los ojos con detenimiento.

Todos miran al socialismo como el diablo que se acerca con el “trinche rojo” para devorar y acabar con el capitalismo, ignorando que hay un comején que sigilosamente marcha con pasos agigantados como son las religiones evangélicas que silenciosamente se han convertido en una fuerza política impresionante,

Colombia ha sido un país tradicionalmente católico, es decir, delineado históricamente en su desarrollo socio-político a partir de los principios y valores del catolicismo.

Artículo 19. Se garantiza la libertad de cultos. Toda persona tiene derecho a profesar libremente su religión y a difundirla en forma individual o colectiva. Todas las confesiones religiosas e iglesias son igualmente libres ante la ley.

Con la emergencia y aumento progresivo de confesiones religiosas de tradición cristiana no católica.

Colombia puede ser uno de los países con mayor número de religiones reconocidas oficialmente, pero muchas de ellas son confesiones “de garaje” que se prestan para la comisión de actividades delictivas o para que los avivatos engañen a los feligreses y monten un negocio lucrativo.

Según Lorena Ríos Cuéllar, Asesora del Despacho del Ministerio del Interior en Asuntos Religiosos hay más 8.999 inscritas en el Registro Público, entre iglesias, Asociaciones de Pastores, Federaciones y Confederaciones; dichas organizaciones poseen un patrimonio de más $9.7 billones y mueven ingresos por más de $4 billones.

casi un millón, por lo que podemos inferir que es el negocio más rentable, se sacan ganancias sin invertir un sólo peso, a los pastores  sacan de  los más imbéciles e idiotas, que creen que sufriendo van a llegar al cielo

 El gobierno ha recibido muchas quejas de iglesias o religiones que tienen personería jurídica, pero que el gobierno nada puede hacer al respecto bajo el principio de la libertad de cultos, consagrado en le Constitución Nacional. Varias de las mencionadas religiones reconocidas oficialmente solicitan personerías “extendidas”, mediante las cuales pueden crear subsedes o sucursales en otros barrios o ciudades y en ambos casos optar a ciertos beneficios. Entre los beneficios, figura la recepción de subvenciones por parte de organizaciones extranjeras, que por los supuestos fines no pueden ser controlados por el Estado.

Entre las quejas recurrentes contra las confesiones religiosas está el negocio de tierras con dineros de los feligreses, que al final nada reciben de lotes y similares, mientras la iglesia desaparece como por encanto. “Con los diezmos y otros aportes, varias de esas confesiones se han convertido en un negocio bien montado, pero no hay quién las vigile, excepto que los propios fieles interpongan los denuncios correspondientes por presuntos delitos”,

Con la promulgación de la Constitución de 1991, se abrió la posibilidad para que diversos grupos de ciudadanos se organizaran e ingresaran al sistema político. Las minorías religiosas desarrollaron distintas formas de apropiación de sus derechos adquiridos; trabajaron por la búsqueda de igualdad de condiciones y el fortalecimiento de su reconocimiento social, mediante la construcción de espacios políticos propios y esto se está extendiendo a lo ancho y largo del país, con una fuerza impresionante que en los barrios marginales y veredas se le ofrece el manjar de la vida eterna y el pasaporte y la nave para ir al cielo.

La frase famosa de Carlos Marx, la religión es el opio del pueblo; actualmente tiene otras connotaciones; siempre han existido las luchas de clases y hoy en el siglo XXI  las cosas siguen aún peor, sencillamente las religiones protestantes avanzan vertiginosamente conquistando espacios políticos en busca del poder, para nadie es un secreto que en Colombia hay partidos políticos como el MIRA, además de la gran injerencia de pastores de diversas religiones evangélicas que detrás del púlpito tiene enorme poder político y económico y sino abrimos los ojos  vamos a estar en un régimen similar al de los talibanes y no bajo el del socialismo, sencillamente porque le tememos al monstruo del socialismos pero estamos dormidos frente a las alabanzas y al pasaporte que ofrecen estos mercaderes de la fe para ir al cielo.

El día que se unan todas estas religiones tendremos una dictadura religiosa por muchos años, porque tienen dinero y votos,  OJO AL CRISTO QUE ES DE PALO.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!