Ahora propongo soluciones

52 0

Por José Miguel Berdugo 

Después de hacer un pronunciamiento y una invitación lo menos que puedo hacer responsablemente es referirme a las soluciones ,la actitud más cómoda seria quejarse y quejarse ,inclusive tenemos ejemplos de ciudadanos que han sido reconocidos por su discurso de queja y denuncia y nunca hacen un aporte a presentar soluciones para la gente y el desarrollo del país, son “quejicas” de profesión, parásitos parlamentarios que no generan empleo, riqueza, ni empresa solo saben vivir de la manipulación, la mentira y el caudal electoral que eso le genera.

No me refiero a aspectos puntuales me refiero a generalidades de las soluciones.

Un primer punto trascendental es el diálogo, es la herramienta que nos diferencia muchas veces de otras especies animales ,para dialogar mínimo se necesitan dos y la consecuencia lógica es el acuerdo o el consenso que habitualmente se enriquece con el disenso ,pero si el diálogo es “de sordos” o el interlocutor no quiere escuchar o definitivamente no escucha o lo que es peor solo reconoce su posición como única y válida ,no puede haber diálogo.

Entonces pasamos al segundo escenario de solución y control del orden, en esas circunstancias al estado no le queda otra alternativa que el uso de las herramientas que le entrega la constitución para frenar la anarquía y la violencia ,esta es la fuerza pública y la decisión la toma el gobierno no está condicionada a la consulta con los opositores o con grupos irregulares o al margen de la ley y no son ellos los que tienen que decir que hace o debe hacer la fuerza pública, es deber proteger la honra y bienes de los ciudadanos y la soberanía del estado para garantizar el bienestar de todos.

Esas podríamos decir que son funciones que se enmarcan en la inspección y vigilancia .

Pero si no hay respuesta de los desadaptados y antisociales entramos en la tercera opción que es la función de control es decir régimen sancionatorio, en este punto propongo que los daños causados en esos eventos le sean cobrados a los convocantes ,que asuman el control de sus convocatorias ,el gobierno no debe salir corriendo inmediatamente pasan los desmanes a arreglar los daños, dejarlos como evidencia de la agresión de los participantes a los bienes públicos y a la sociedad ,que sea la comunidad que se vea perjudicada por esos actos quien sufra y se concientize de los daños y les exija que respondan ,como sucedió el año anterior en que algunas comunidades arreglaron los CAIs que destruyeron, cuando quisieron regresar los vándalos ,fue la misma comunidad quien los enfrentó y protegió lo que había recuperado .

Es muy cómodo destruir y que luego con los recursos de todos tengamos que reponer sus desmanes.

Peor aún algunos gobernantes locales o regionales que se sumaron y estimularon las convocatorias, pretendan arreglar los daños con los recursos de la administración, deben estar atentos los organismos de inspección, vigilancia y control del estado para que sean los autores los que respondan por los daños y se endurezcan las penas a los que sean retenidos en flagrancia o condenados en juicio, además de hacerlos responsables y a los convocantes solidariamente de los daños .

La impunidad e irresponsabilidad no puede seguir reinando en contra de la sociedad.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!