La “marca de Satán” en el Camellón

790 0

*Los creyentes samarios lo interpretan como un reto del “diabólico” al caos y la destrucción que amenaza a Santa Marta, tomada por la actual administración (“Los de Ahora”) como laboratorio político de la izquierda que quiere  gobernar el país. ¿A quién se le habrá ocurrido tan tenebrosa idea y qué se busca representar con esa figura?

 

Por Rubén Peña Noriega

Cuando me echaron el cuento me dije para mí mismo: “…que va, eso es pura mierda…”; yo nunca he creído en cuentos de bruja ni mucho menos en brujería y todos esos temas esotéricos que la gente se inventa para aliviar sus penas.

Pero después, cuando me puse a indagar sobre los símbolos satánicos y las insignias de la Iglesia de Satán, entonces si me puse a pensar seriamente en el tema y se me vinieron a la mente muchas historias urbanas, que se han divulgado en la ciudad sobre las prácticas misteriosas que han cimentado la permanencia en el poder administrativo y político, durante los últimos 10 años, de quienes autodenominados “Los de ahora”, nos gobiernan.

Eso, sin contar, las oscuras triquiñuelas que han rodeado y hasta quien sabe si con “brujería”, el abultado proceso judicial de los asesinatos de la Universidad del Magdalena, que durante 20 años ha cursado en la Fiscalía general de la Nación y ahora ante la Corte Suprema de Justicia, y que implica como presunto determinador al entonces rector de esa alma mater Carlos Eduardo Caicedo Omar, hoy gobernador del Magdalena. Pues, no otra suspicacia esotérica podría tener tanta demora y dilatación de ese proceso, con tres órdenes de captura revocadas y pruebas contundentes que contiene, que debieron ya haber arrojado resultados.

Para seguirles el cuento, debo reconocer que no fui yo quien cayó en la cuenta de lo que representa la “Estrella de ocho puntas”, para quienes auscultan en el conocimiento de estas prácticas como la magia, la brujería, la alquimia, la astrología y otras. Pero también, el temor que representa para quienes tienen mucho temor de Dios; estos últimos, grupos en los que inicialmente trató de cobijarse bajo un falso arrepentimiento Caicedo, tal vez para obtener dividendos político para la Alcaldía y que ahora como gobernador los tiene “apartados”, creando sus propias “alabanzas”, pero a su movimiento político.

Me sorprendí eso sí, cuando a mi wasap me llegó la fotografía aérea de las obras de remodelación del Camellón, y adjunto a ello, varios mensajes de texto que advierten sobre el porqué esta “marca” en el Camellón, qué significado tiene para quienes están al frente de la administración de la ciudad esa marca y por qué frente al mar? En días anteriores se había formado una polémica por la decisión de la administración de tumbar el balastro que encerraba la estatua del fundador de la ciudad Don Rodrigo de La Bastidas. Tiene algo que ver esa demolición con este dibujo? Por qué precisamente ese dibujo? No había otro que representara por lo menos la tradición histórica que tiene la ciudad más antigua de América? En fin, son interrogantes que deben responder quienes se inventaron esta manera de rendir “culto al diabólico”.

Los creyentes y profesantes de la ciudad definen este dibujo como: “la estrella del caos, se dice que es un símbolo con un significado poderoso, hasta el punto que para ocultar su verdadero significado se ha optado por emitir muchas posibles verdades acerca del mismo”; y hasta aseguran que: “es la alabanza al desorden, al azar, a la posibilidad de descubrir nuevos caminos en el universo, esa imagen venera a la diosa Venus, representa el desorden sexual y homosexual, homicidios y ruina que se le ofrece a Mafobeth”.

Yo no sé si eso que dicen los que creen en estos temas sea cierto o falso, pero la realidad es que ese dibujo en el Camellón comenzó a causar desde ya temor entre quienes han podido ser testigos del caos que hoy vive la ciudad en todos los aspectos: muertes por Covid, inseguridad, asesinatos, corrupción, discordias, enfrentamientos entre bandos políticos, división de clases y detrimento de su salud; mientras quienes gobiernan viven a sus anchas, enriqueciendo sus bolsillos y satisfaciendo sus intereses particulares acostas de quienes por el contrario se empobrecen cada día más.

Atérrense más, tan poderosa maledicencia tiene esa figura y quienes la veneran, que ya algunos pastores de la iglesia cristiana, sentían lo que se veía venid y desde hace dos años atrás entraron en oración para tratar de contrarrestar al maléfico;  a quien no han podido doblegar aún, pues, según dicen, entre sus conquistas malévolas ha logrado permear y doblegar a varios de esos líderes cristianos con el poder del dinero.

“Los líderes y la Iglesia lo saben pero han vendido su vestimenta con contratos y dinero”, afirman.

En mi caso particular tengo varias contras para esas porquerías como lo es el Poder de Cristo y la Oración no sé si ustedes prefieran seguir bajo el dominio de Lucifer, aplaudiendo sus mentiras, siguiendo sus falsas promesas como borregos, lamboneando por la comida de unos pocos días o hacer un acto de contrición y ejercer el poder que nos da la Constitución Política de enderezar el rumbo y sacar adelante el futuro de las nuevas generaciones.

Practiquemos mucho y entonemos más el himno de nuestra ciudad, antes de que nos lo cambien, sobre todo el coro con el que inicia: “Dios te salve ciudad dos veces Santa, por la gracia del nombre y la divina unción casi materna, con que un día, amparaste la trágica agonía que en tu regazo soportara el hombre más grande de la América Latina. Dios de salve ciudad de cada día.

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!