Necesitamos encontrar un gran líder nacional y verdaderos líderes regionales y locales en las próximas elecciones

80 0

Colombia requiere de un verdadero guía, que tenga el carisma suficiente para que todo el país lo escuche por sus ideas y planteamientos positivos y no por su negativismo ante todo lo que acontece en nuestra sociedad.

Igual se requieren en los departamentos y municipios, personas que ejerzan un liderazgo con propuestas productivas y conducentes al mejoramiento de sus comunidades.

Colombia, como la gran mayoría de todas las naciones del mundo, por la pandemia, está sumida en una crisis económica, social, política, de valores, de inseguridad, que ameritan que entre todos, nos pongamos en la tarea de encontrar un dirigente que sea capaz de afrontar esta situación en el futuro próximo, una vez el presidente Duque culmine su periodo.

El desempleo en enero llegó al 17%, esto es un detonante no solo para la economía, sino para la seguridad, la tranquilidad, en razón a que golpea el bienestar de los hogares colombianos que agobiados por la situación, se ven inmersos en la incapacidad de poder satisfacer sus necesidades básicas y las de su núcleo familiar.

La administración pública, le plantea a nuestra sociedad, el problema de encontrar un buen administrador para el momento adecuado, las situaciones históricas de cada nación son sui géneris, y por lo tanto requieren un líder con características particulares para cada uno de esos momentos, no poder aplicar un solo molde para elegir al administrador público del momento, cada ocasión amerita que seamos conscientes de lo que estamos viviendo y Colombia necesita para el próximo periodo presidencial un gran gerente de la cosa pública, lo mismo cada uno de los entes territoriales.

Nuestro gran problema, una vez superada la pandemia, es la recuperación de nuestra economía, que según los grandes gurús mundiales, tardará más de cinco años en lograrse.

Por ello requerimos elegir al administrador adecuado a las circunstancias, con los conocimientos adecuados y con la intención adecuada, como líder de una nación, que precisa lograr el desarrollo pleno para garantizar un futuro cierto a la generaciones venideras.

La responsabilidad de todos los colombianos, es conseguir ese líder nacional que nos guie por el sendero del progreso, que actúe dentro de lineamientos de nuestra constitución y la ley, con el conocimiento pleno y suficiente que le permita gobernar con los mejores, sin distingos políticos, sociales, de credo, ni regionales, pensando en el bien general, olvidando los egoísmos personales y los egos nefastos de los que hacen gala algunos, aún en campañas políticas.

Hoy más que nunca Colombia demanda un líder sólido en sus ideas y convicciones, que gobierne sin odios ni intereses politiqueros, que ejecute acciones que lleven al país hacia adelante en crecimiento económico y generación de empleo, que llegue a construir y no a destruir. Que organice un buen equipo de gobierno, pero bajo su egida, nuestro próximo líder debe ser fuerte, capaz de manejar crisis, dar órdenes y exigir su cumplimiento, siempre dentro de la legalidad, sin confundir firmeza con abuso de poder.

El Coranavirus, ha generado una situación que debe cambiar y para ello, es importante un gran capitán al mando de la nave colombiana, nuestro próximo presidente debe ser preparado en materias como economía, administración, manejo de la historia de la ideas políticas y con mucha experiencia como administrador, no elijamos demagogos, requerimos un líder con ideas claras de cuáles son los problemas de nuestra sociedad y cuales sus soluciones.

Igual debe ser para seleccionar a nuestros gobernadores y alcaldes,  estos deben tener cualidades que les brinden a sus respectivas comunidades la garantía de un progreso y desarrollo colectivo y sobretodo, que recuerden que son servidores públicos que están al servicio del Estado y de la sociedad.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!