El fracaso del Magdalena para enfrentar la pandemia

256 0

Desde que inició la pandemia quedó establecido que, la fórmula expedita para enfrentar al mortal virus, era el confinamiento social como medio para evitar un pico de contagios y ganar tiempo para preparar a los territorios en la adquisición de equipos médicos y dotación de clínicas y hospitales.

Pero el confinamiento social para que sea efectivo supone garantizar a la comunidad la seguridad alimentaria, como respuesta a la falta de ingresos de los ciudadanos para no tener que salir al rebusque y fomentar la indisciplina en las calles que propague la enfermedad.

En el Magdalena, todos nos llenamos de esperanza al escuchar las elocuentes intervenciones del Gobernador Carlos Caicedo Omar, realizando grandes promesas para enfrentar la pandemia, pero en conclusión mirando la cara de los magdalenenses juró enfrentar al virus con:

1. Entregar los mercados suficientes para que la gente no saliera de sus casas y comprometerse con el aislamiento social.
2. Poner rápidamente en funcionamiento la antigua Clínica de Saludcoop o cómo la bautizó el mismo ‘la Clínica de Vida’.
3. Dotar al departamento de camas UCI y elementos médicos como ventiladores en respuesta para atender a los infectados.

Sobre el primer punto no hay mucho que ilustrar, ya que, en el primer mes de crisis se le vio al Gobernador tomándose foto con miles de mercados en los municipios del Magdalena sin ninguna planeación, ayudando a fomentar la propagación del virus como fue denunciado en su momento por varios alcaldes municipales.

Si bien es cierto que, se entregaron un número importante de ‘mercados solidarios’ como los denominó, esto fue solo al principio de la cuarentena y sus días subsiguientes, pero una vez que bajó la ola de popularidad del tema dejó atrás esta iniciativa.

Así mismo, el Gobernador mediante decreto acaba de prorrogar la emergencia en todo el departamento hasta el mes de septiembre, lo que debería ser consecuente con seguir entregando mercados a los más necesitados para poder mantener el aislamiento social, pero infortunadamente hace muchos días no está garantizada la seguridad alimentaria.

¿Por qué dejó Caicedo de entregar mercados?

No podremos saber su respuesta puesto que no contesta su celular, ni mensajes. Lo que se dice en redes sociales es que dejaron de entregar mercados porque los organismos de control pusieron la lupa sobre esos contratos en todo el país y como resultado de eso, supuestamente dejó de ser un negocio. Fiscalía, Contraloría y Procuraduría están siguiendo la pista de varios contratos de alimentos realizados durante el inicio de la crisis por presuntas irregularidades en su ejecución, entre otros, un contrato del Gobernador del Magdalena Carlos Caicedo.

La antigua clínica de Saludcoop en Santa Marta ha sido otra de las discusiones importantes de esta pandemia. Caicedo puso a soñar a los samarios con 155 camas UCI en este centro asistencial, solicitó al liquidador un comodato y le fue realizado, recibió la clínica, se tomó fotos haciéndole el aseo, anunció que ese mismo fin de semana iniciaría la contratación de los equipos y la dotación médica y radicó un proyecto al Fondo de regalías en asocio con la Alcaldía distrital para esta clínica.

Pero todo quedó en promesas. A los pocos días, después de que la SuperSalud anunció que intervenían al Hospital Julio Méndez Barreneche y que ya Caicedo no manejaría la Clínica de SaludCoop, decidió abandonar el proyecto que él mismo había radicado ante el Fondo de Regalías por casi 10.000 millones, olvidó por más de dos meses hablar de esta clínica y reapareció con el tema en los últimos días, intentando engañar a la comunidad, solicitando al Presidente Iván Duque un nuevo comodato de la misma clínica. Las instalaciones de este centro asistencial hoy siguen abandonadas.

No es un misterio para nadie que el sistema de salud en Santa Marta y el Magdalena es precario, durante años han saqueado las arcas de la salud. Puestos, Centros de Salud y Policlínicas sin terminar, algunos terminados en mala calidad que no aguantaron un aguacero, los programas de prevención son un fracaso, en fin, todos conocemos la historia de “los de antes y de los de ahora”, que en últimas son lo mismo ejecutando recursos públicos.

Caicedo mirando a los ojos de los ciudadanos se comprometió a llenar de camas UCI y elementos médicos nuestro territorio e informó que ya había realizado un contrato millonario para avanzar en esta tarea.

Lo cierto es que hasta el día de hoy no ha entregado una sola cama UCI en todo el departamento, no ha entregado un solo ventilador mecánico, no hemos avanzado un solo centímetro en este tema tan crucial para enfrentar el COVID-19. El gran fracaso para la emergencia.

En conclusión, podemos asegurar que hace días que no se están entregando alimento a las personas que tanto lo necesitan para evitar la propagación del contagio, la ‘Clínica de Vida’ fue alcanzada por la pandemia de ego y no se ha entregado una sola cama UCI en todo el departamento.

En este departamento no se está teniendo en cuenta la prevención que rocomienda la OMS y el comunicado del gremio médico que sugiere la detección temprana de casos, el aislamiento y la realización planes de salud pública serios y organizados.

El Gobernador Carlos Caicedo Omar en el tema de la crisis por coronavirus se quedó solo en promesas y su ineptitud para actuar en equipo con el Gobierno Nacional y las demás autoridades desembocaron en el riesgo de la vida de los ciudadanos y en el fracaso de todo el Magdalena para enfrentar la pandemia: 4.506 personas contagiadas y 277 muertos.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!