El juego de la salud en Santa Marta

196 0

En días pasado Revista7 reveló una contratación por parte de la Alcaldía distrital, avaluada en cerca de 5.000 millones de pesos para la remodelación de la cancha de futbol Pedro León Acosta ubicada en Gaira. Este proceso que va en marcha durante la pandemia, antepone la salud de los gaireros que viven día a día las condiciones deplorables con la que cuenta el puesto de salud actualmente.

En abril de 2016 el centro médico fue demolido debido a que se encontraba dentro del trazado de la doble calzada que conecta a Santa Marta con Ciénaga y que abarca el proyecto vial Ruta de Sol II, los cuales le compraron el lote a la administración distrital de ese momento, liderada por Rafael Martínez, cuya negociación estuvo por encima de los 1.000 millones de pesos. De acuerdo con la secretaría de salud, la ejecución del puesto rondaba en los $4 mil 800 millones de pesos y una duración de 12 meses, y con esos recursos se ejecutaría un nuevo espacio de atención médica.

El puesto de salud se encuentra desde hace cuatro años improvisado, no solo en infraestructura e insumos clínicos; sino además, con la salud en riesgo de los gaireros y aledaños del sector, como la zona turística más importante de la ciudad: El Rodadero. La salud es un derecho fundamental, pero la administración de Martinez y Virna al parecer, prefieren la restauración de un centro deportivo y no amparar a una comunidad que se encuentra vulnerable frente a una crisis mundial sanitaria.

¿Resulta más oportuno invertir 5.000 millones de pesos para un escenario deportivo que no se usará pronto a un puesto de salud con un costo inferior y que garantizará la salud de más de 30.000 habitantes?

Los gaireros se sienten ignorados y con exigencia piden a la Alcaldía que la prioridad de los habitantes sea el puesto de salud que cumpla con las condiciones optimas para garantizar la salud de niños, jóvenes, adultos y abuelos y no de una cancha de fútbol que actualmente se encuentra como proyecto en desarrollo y que en este momento no es pertinente ni beneficia a ningún habitante debido a la realidad que se está viviendo con el covid-19, pues no pueden hacer uso con frecuencia de ello y no acierta con la visión de la administración que profesa cambios imparables y de equidad.

Edwin Rapelo, licenciado y líder activo de su comunidad, angustiado por lo que está pasando en su localidad fue claro con el equipo periodístico de Revista7 y nos contó de lo preocupante que son las decisiones que toman las administraciones en la ciudad, prefiriendo la reconstrucción de una cancha de futbol que la salud de las personas: “El puesto de salud no tiene ni abanicos propios, el calor es fuerte, no hay donde sentarse, como será que me tocó ir a comprar hilo y aguja para que le cocieran una rodilla a un estudiante mío. Ya el lote supuestamente está, pero no han puesto ni el primer ladrillo, está vacío. Necesitamos que nos atiendan bien. Como será que van hacer primero una cancha de fútbol sintética, ¿a qué estamos jugando? Yo soy gairero y tengo mi escuela de formación de fútbol, pero lo primero es la salud, esa cancha tengo entendido que era para los juegos bolivarianos, ¿por qué ahora? Es importante tener un centro deportivo, incentivar a nuestros jóvenes, que creen hábitos que los hagan mejores personas, pero lo primero es la salud, hay que ir en orden, el costo de la remodelación de esa cancha es altísimo y el dinero de la clínica ¿dónde está?”.

Rapelo manifiesta que mientras estuvo en las directivas de la Junta de Acción Comunal de Gaira, Rafael Martínez les contó que ya tenían listo los recursos para construir no un puesto de salud sino una policlínica: “En ese periodo tuvimos una pequeña reunión con el alcalde de ese momento el doctor Rafael Martínez, en el puesto de salud de Gaira y nos dicen que los recursos para construir el centro médico ya estaban y la obra se iba a ejecutar. Es más, nos hablaron de una policlínica de dos a tres pisos. No hablo solo por mí sino por toda la comunidad gairera, necesitamos la policlínica, la original, la que nos prometieron. Hoy sigo sirviéndole a la comunidad, pero al no estar ligado directamente con la acción comunal he visto que no ha habido cambios desde hace cuatro años que fue la reunión”.

Revista7 entrevistó a los ediles Diego García Camargo y José Noriega y coinciden en que ha habido una falta de voluntad política para la entrega del centro de salud y lentitud de parte de la Secretaría de Salud distrital en los tramites para la entrega de planos, cronogramas de ejecución, certificaciones, entre otros documentos para que fuesen avalados por parte del Ministerio de Salud y que han devueltos varias veces. Dejando claro también, que los espacios deportivos son importantes para la comunidad.

Con respecto a la dilatación evidente por parte de la Secretaría de Salud para la entrega eficiente de la documentaciòn, surge el siguiente interrogante: ¿Será que la administración carece de personal calificado y con experiencia en trámites para este tipo de proyectos?

El edil José Noriega expresó que el trabajo de todos los líderes de Gaira ha sido insistir por este puesto de salud: “Durante estos años el proceso ha sido muy lento, el distrito está dormido, hemos citado al secretario y no ha respondido. Salud distrital si se ha hecho de la vista gorda teniendo en cuenta que ya está la viabilidad del proyecto, estamos esperando y peleando para que el centro de salud se dé y en los próximos días iniciaremos una petición oficial para solicitar la viabilidad y apropiación de los recursos porque ya todo está. Son 1.000 millones de pesos de la venta del lote que fueron colocados en su momento por el alcalde en una fiduciaria, debería estar allí ese dinero, supuestamente entraron esos recursos en la fiducia con destinación específica que fue para la ejecución del puesto de salud y ahora último se logró financiar el 100 % desde FONPET. Gaira no cumple con los requisitos establecidos por el ministerio de salud, y lo que está aprobado no es para una policlínica sino puesto de salud, lógicamente con proyección para ampliación de otros servicios”.

La comunidad ya no puede esperar más y con el pasar de los años surgen más dudas en cuanto a la repentina ejecución de una cancha que no compagina con las necesidades actuales que viven los moradores, y entendiendo que el proyecto deportivo se hará con recursos de regalías, ¿por qué no se pensó primero en utilizar esos recursos para el puesto médico que sería de mejor utilidad?

En medio de la crisis sanitaria más complicada que ha vivido Santa Marta por cuenta del COVID-19, los samarios ruegan a la administración distrital una prestación decente y con las mínimas condiciones para el sector de Gaira y el Rodadero. Hoy el Magdalena tiene 1.390 casos confirmados de coronavirus y se han realizado muy pocas pruebas en comparación con otros departamentos.

Infortunadamente, la realidad es que este sector tan importante de la ciudad seguirá sin servicio óptimo y de calidad en salud, pero si tendrá otra cancha de fútbol para disfrutar quien sabe cuándo.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!