FAMILIA VELÁSQUEZ, ACECHADA POR EL VIRUS

544 0

Alfaro Velásquez, samario de 29 años y profesional en administración marítima y fluvial, cuenta a través de sus redes sociales el horror que vivió junto a su familia, al creer que el virus los acechaba.

Con el propósito de concienciar a la sociedad y a la población samaria en especial, da a conocer la historia de la agónica espera de los resultados de la prueba, además alude cómo esta tensionante situación, puede unir o destruir familias enteras.

Su aterradora odisea, inició a las 7:00 am del miércoles 13  de mayo, cuando su hermano el ‘escéptico’ se enfermó de un severo dolor en el pecho y garganta, por lo que fue remitido al servicio de urgencias de la Clínica del Prado de Santa Marta.

Según el parte médico, su alta similitud sintomatológica fue correlaciona con el temido COVID 19, así que lo asignaron a la larga lista para procesamiento de la prueba como un posible caso positivo y asimismo destinado a aislamiento obligatorio en casa.

Dentro de los requerimientos para cumplir con el debido cuidado, el implicado tuvo que disponer de un espacio completamente independiente para su uso, sin contacto con el resto, a excepción de su hermano, que era quien lo suplía de algunas de sus necesidades primarias; en este sentido todo lo que usaba debía ser desechado para acortar el contagio.

Alfaro, día a día se mostraba fuerte para no generar más pánico en su familia, pero en silencio sobre sus hombros cargaba una inmensa angustia, cada vez que veía a su madre llorar y percibía miedo en la mirada de su hermano, a pesar de su robustecido carácter.

Finalmente el tan esperado día llegó y con la incertidumbre de aquella conmocionante llamada, anunciaron el diagnóstico del laboratorio del virus SARS-COV-2, agente de la infección COVID-19, dando como resultado a la prueba NEGATIVO, Gloria a Dios.

En conclusión, así como lo dice la Biblia en Josué 1:9,”Te repito: sé fuerte y valiente. No tengas miedo ni te desanimes porque el Señor tu Dios estará contigo donde quiera que vayas”, testifica que lo que él y su familia vivieron, no se lo desea a nadie, además da prácticos consejos para garantizarlo y reitera que por uno pagan todos.

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!