MI OPINIÓN CÓMO MÉDICO NEUMOLOGO

83 0

Por:  José Miguel Berdugo Obiedo

Hoy he leído el comunicado expedido por COTELCO Magdalena en referencia a la actitud de la comunidad del Rodadero contra los médicos y los hoteles contratados por la Gobernación del Magdalena en el marco de la pandemia del CoVID 19 SARS

2 . Ante todo quiero aclarar que los comentarios que expongo en este escrito no son la posición de la organización que tengo el honor de presidir como director ejecutivo, son comentarios a partir de mi condición de médico especialista activo en Neumología que es una de las especialidades que está trabajando de frente y más expuesta en esta epidemia, además de mi condición de vecino del barrio el Rodadero y perteneciente al grupo de edad de alto riesgo por ser mayor de 60 años.

No voy a referirme a la enfermedad ni a los protocolos y medidas tanto gubernamentales como comunitarias o individuales que debemos tener todos en cuenta para protegernos y romper la cadena de contagios como principal estrategia ante la enfermedad, más que a la atención de los casos complicados desde el punto de vista epidemiologico lo importante es la prevención.

Posterior a las dos primeras fases de prevención y contención sigue una tercera fase de mitigación en la cual estamos en Colombia, esta fase prioriza la atención sin descuidar la búsqueda de casos y contactos y la atención de los pacientes.

Algunos países con grandes afectaciones por la epidemia han recurrido a la adaptación de grandes superficies como centros de convenciones para habilitarlos como centros transitorios de tratamiento y atención de pacientes y en algunos casos algunos hoteles han puesto a disposición sus instalaciones para que sean adaptadas para atender pacientes no complicados, esto se hace para complementar la capacidad instalada que pueda llegar a ser insuficiente por el gran número de casos en su territorio.

Pero ello requiere de un proceso de adaptación y montaje especializado para el manejo de pacientes, que no es igual al hospedaje de personas sanas y debería someterse al proceso de aprobación y habilitación del sitio para que pueda atender pacientes, sin ese requisito previo no se puede dar al servicio.

Adicionalmente siempre se intenta que estos centros hospitalarios temporales se encuentren cercanos a una institución pública de alto nivel donde puedan ser remitidos en caso de complicación pero que preferentemente estén aislados en su entorno de núcleos de gran concentración urbana.

Otra utilidad que se le ha dado a las instalaciones hoteleras es el alojamiento para el personal sanitario que atiende en las instituciones y que muchas veces por precaución prefieren no regresar continuamente a sus casas para evitar contagio de su familia o su comunidad, se han presentado casos en todo el mundo de amenazas y rechazo al personal sanitario por intolerancia y temor ciudadano al contagio y Colombia no ha sido la excepción ,por eso esta situación contra los servidores de la salud ha sido rechazada por todo el mundo y es un tema muy sensible.

En el caso nuestro desde la llegada de la enfermedad se ha anunciado en múltiples ocasiones que se utilizaría la capacidad instalada hotelera para brindar hospedaje al personal sanitario sin que esto se hiciera realidad a pesar de que es un proceso sencillo ya que no necesita ningún esquema especial de adaptación es un simple hospedaje lo cual es fácilmente manejable por los hoteleros.

Hubo algunos intentos que por diversas circunstancias no se dieron, pero curiosamente se dió la intervención del Hospital universitario Julio Méndez Barreneche que a su vez es quien controlará la apertura y funcionamiento de la clínica de Saludcoop y de inmediato se vino el proceso acelerado de esta contratación que adicionalmente también se extiende a un convenio con FONTUR para atender en el alojamiento al personal sanitario en los hoteles de los 29 municipios restantes del departamento con el apoyo de Cotelco ya que esta estrategia tiene un fin que apoyamos y es tratar de compensar la crisis del sector hotelero que ha sido el más afectado y que al parecer será uno de los últimos en reactivarse.

Pero en el caso del Rodadero se trató de incluir un ” mico” a esta figura y es hacer una contratación con un hotel para hospitalizar pacientes; positivos asintomaticos o sintomáticos leves que son la gran mayoría de los pacientes sin antes haber hecho lo que corresponde para abrir la clínica Saludcoop que si está diseñada para atender pacientes pero que dejó de ser de interés para la administración.

La comunidad del Rodadero ha sido quizás una de las más disciplinadas en guardar la cuarentena y el aislamiento social toda vez que sus habitantes son personas residenciadas o con segunda vivienda adultos mayores que se encuentran dentro del grupo etario de alto riesgo de complicaciones y mortalidad, gracias a esa disciplina ciudadana no hemos tenido casos positivos dentro de esta comunidad.

En ningún momento la comunidad del Rodadero se ha opuesto a que se brinde hospedaje al personal sanitario, al contrario aplaudimos y reconocemos la importantísima y sacrificada labor que realizan nadie mejor que esa población agradece el trabajo medico y de enfermería ya que son personas que por su edad tienen patologías previas y comorbilidades que requieren de sus servicios.

Pero lo que ha generado la protesta es que se trate de instalar un centro de atención hospitalaria de pacientes positivos sin las adecuaciones y la habilitación correspondiente para esa actividad de alto riesgo, que no va a ser atendida por el personal del hotel sino por personal sanitario, no se puede distorsionar el sentido de la protesta como que se está discriminando al personal médico y paramédico o al personal de trabajadores de los hoteles, aquí lo que no se entiende es que se traiga la cadena de contagios a una comunidad libre de COVID 19 con pacientes positivos en unas instalaciones inadecuadas para atender enfermos y que se encuentra en una zona de alta densidad urbana lejos de los centros de salud públicos ( Gaira, María Eugenia o la Paz ) son puestos de salud de primer nivel y baja complejidad que no son centros de referencia y contrareferencia de pacientes .

La comunidad del Rodadero apoya y aplaude al personal sanitario en su extraordinaria labor y celebra cualquier ayuda o apoyo que se les dé para su seguridad y la de sus familias.

Siendo el Rodadero un barrio de vocación estrictamente turístico, mal podría oponerse a que se ayude al sector turístico incluídos los hoteles que generan riqueza y empleo en nuestra ciudad, pero no es entendible que con la excusa de darle hospedaje al personal sanitario y ayudar al sector hotelero se engañe a una comunidad entera para hacer una contratación irregular y sin las garantías para los vecinos o el lleno de los requisitos mínimos de las normas para atención de salud de un sector no apto para ejercer esa actividad.

El caso del hotel Tamaca para atención del personal sanitario es bienvenido, pero lo del Hotel Porto Bahía para habilitarlo como hospital para la atención de pacientes es inaceptable y no es posible que logren a través de medios de comunicación manipulados o con intereses no muy claros que se confunda a la opinión pública y se estigmatize a una comunidad por una protesta justa.

Lo que deberían hacer es acelerar la apertura de la clínica Saludcoop a la mayor brevedad e invertir estos recursos en su dotación especializada de UCI , recuperar y construir la red de puestos y centros de salud que siguen con un deficiente o pésimo funcionamiento, pagar las acreencias al hospital universitario y los centros de salud del departamento para cancelar puntualmente al personal sanitario .

Otro asunto que podría derivarse de este problema es que al igual que en Bogotá y otras ciudades las zonas o barrios con muchos casos se han declarado zonas en emergencia naranja, especial lo que limita la movilidad y la actividad comercial de la zona, la capacidad de este hotel podría recibir 100 o más personas enfermas con lo cual sería un foco de riesgo por el número de pacientes positivos, por protocolo les tocaría aislar como zona especial naranja a este barrio independientemente de los decretos que están vigentes, esto bloquearía la apertura comercial del Rodadero con el daño a todos los negocios que funcionan allí por más tiempo que el resto de la ciudad, además de que quedará señalada por un tiempo mayor de ser una zona de riesgo, todo esto sin tener casos positivos por traer la cadena de contagios foráneos .

Creo que ese comunicado de Cotelco no obedece a la información correcta y está sesgado por la manipulación que le han dado los medios.

Related Post

ENFRENTAR LOS DESAFÍOS

Publicado por - 4 abril, 2020 0
Por Ruben Dario Ceballo* En condiciones normales, reto de todo gobierno es generar dinámicas de desarrollo, fomentar la participación social…

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!